Poemas De Una Mujer, Un Mar en Calma Escritora Arjona Delia
Escritora Arjona Delia

7 de diciembre de 2018

Poemas cortos al campesino de la tierra

El laborioso campesino siempre la semilla y espera las gloriosas lluvias, que humedecen la tierra y hacen crecer brotes tiernos en el campo. Cuida el fructífero suelo con esperanza de una buena cosecha. Y agradece el milagro cuando recoge sus abundantes frutos.

poemas cortos al campesino





EL CAMPESINO
(Arjona Delia)

Cuando siembra la semilla
el paisano se arrodilla
¡y le agradece al señor!
En el tiempo de labranza
la tierra le da esperanza
con el fruto de su labor.

En momento de cosecha
el producto se aprovecha,
lo recoge con sudor.
Denodado y laborioso,
su trabajo generoso
lo hacen gran triunfador.

Siempre implora al cielo
la lluvia para su suelo,
que humedezca la raíz.
Si la semilla germina,
el campesino se inclina,
porque crecerá el maíz.

Es su esfuerzo cotidiano,
el trabajo de sus manos
sacrificio y sudor.
El humilde campesino
con su sentir tan genuino
¡le agradece al creador!







Poema publicado en el libro de Arjona Delia
Todos los derechos reservados.
Copyright ©10/11/2018 by Arjona Delia





TODOS LOS POEMAS POSEEN DERECHOS DE AUTOR.

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.








Poemas al campo y al campesino 



Poemas al campesino












Homenaje al campo
(Arjona Delia)

El campo es aquel paisano
que en invierno y en verano
se levanta a trabajar.
El campo es la esperanza,
cuando el hombre con confianza,
la semilla va sembrar.
El campo es aquel arado
que en la tierra ha caminado,
Continuar leyendo el poema...



Poemas Al Campesino












En las mañanas frías y heladas
y bajo los rayos del sol,
se levanta de madrugada,
a trabajar el sembrador.

Siembra la semilla en la tierra,
cosecha también su producción,
Continuar leyendo el Poema...

 

Poemas Cortos Al Campesino












Siembra la tierra mojada,
con su canto y su labranza,
y florece la semilla,
de la vida y la confianza.
La tierra da la cosecha,
el viento la flora y fauna,
Continuar leyendo el poema...

30 de noviembre de 2018

Prosa poética: Cómo hallar la felicidad



CURA TU ALMA
(Arjona Delia

Yo te vi llegar cubierta de rocío, con los pies descalzos y muertos de frío. Tus alas rotas, cual pájaro malherido, sin poder volar y sin alimento en tu pico. Y recogí tus pedazos del piso, te acomodé en un rincón y te proporcioné abrigo.
Te quité la oscura venda que cubría tus bellos ojos y te señalé el sendero que conduce a nuevos destinos.

















Cuanto te vi en penumbras comprendí que mi misión era cuidarte, que pudieras ver la luz brillante y sanaran tus  maltrechas heridas.
Tardaste un buen tiempo en recobrarte del frío hastío, pero te hiciste fuerte, sacudiste tus frágiles alas y volaste conmigo. Y de ese débil pájaro malherido solo queda el recuerdo lejano, perdido en el olvido.
Te pusiste de pie, y recobraste las fuerzas, como un soldado, un valeroso guerrero que lucha para seguir adelante.
Y hoy me acompañas silenciosa, rozagante; eres mi nueva alma, que sus punzantes heridas ha logrado cicatrizar.
Vislumbro la serena paz más allá de la vida y sigo tallando en mi interior palabras de aliento, que fortalecen a ese pájaro mal herido, lo cuidan y lo sanan. Esa sanación se refleja en mi tranquilo rostro, en mi tersa piel y en mi aplacada voz. Porque comprendí que mi existencia se nutre con mis sabias palabras, mis bellas acciones y mis claros pensamientos.
Por eso escucho suaves melodías que me permiten dibujar un glorioso atardecer, por eso amo y seguiré amando.
 La vida está llena de cosas que pretenden herir el alma para que no tengas más ganas de volar.
Cuando veas tu pájaro mal herido, no salgas corriendo rauda a esconderte, bríndale un vehemente abrigo; sé valiente y escucha el sonido de tu voz. Cuida tu alma, cuida tu mente y persigue tus sueños.
Ya no hay misterios, ni mensajes ocultos, todo es armonía cuando estamos verdaderamente en paz. Lo comprendí justo a tiempo y por eso no dejaré que mi alma esté herida, le brindaré el abrigo, le quitaré la oscura venda y quitaré las piedras de su camino.
Porque de eso se trata la vida, de buscar en cada rincón las tranquilas sendas que nos conducen hacia la infinita felicidad y hacia nuevos destinos.
La felicidad se cultiva en tu interior, no dependen de quien esté a tu lado, en cada sentido beso, en cada sincero abrazo, en cada sentimiento puro que expreses con el corazón se reflejará el verdadero amor, que inundará de felicidad tu interior y tu alma rebosará de alegrías y sanarán todas tus heridas.








Prosa poética publicada en el libro de Arjona Delia
Todos los derechos reservados.
Copyright ©26/09/2018 by Arjona Delia





TODOS LOS POEMAS POSEEN DERECHOS DE AUTOR.

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.









Entradas populares

È