POEMAS DE UNA MUJER: Poemas Cortos 14 de Febrero Escritora Arjona Delia
Escritora Arjona Delia
Mostrando las entradas con la etiqueta Poemas Cortos 14 de Febrero. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Poemas Cortos 14 de Febrero. Mostrar todas las entradas

6 de mayo de 2019

POEMAS DE AMOR CUANDO CAE LA NOCHE

Cuando cae la noche el silencio se apodera de nuestros labios y es el cuerpo y los sentidos los que hablan. Cuando cae la noche se detiene el tiempo y nos invita al placer. Cuando cae la noche la luz de medianoche me hace revivir.

CUANDO CAE LA NOCHE
(Arjona Delia)

Cuando cae la noche
nuestra cama es un derroche
de lujuria y de pasión.
Nuestra piel se vuelve fuego
pues empieza nuestro juego
y perdemos la razón.

Se adormecen las palabras
para que el alma se abra
simplemente hay que sentir.
El tiempo está detenido
y dialogan los sentidos
y nos hace revivir.

Y cuando cae la noche
no existe ningún reproche
todo es silencio y amor.
El silencio nos arropa
y yo bebo de tu copa
tu perfume embriagador.

Y cuando la noche cae
es tu piel la que me atrae
y me convierte en mujer.
Tu mirada deslumbrante
con su brillo tan radiante
que me invitan al placer.

Porque si cae la noche
con la luz de medianoche
yo comienzo a revivir.
Y le agradezco a la vida
que de amor esté vestida
porque tú eres mi existir.





Poema publicado en el libro de Arjona Delia
Todos los derechos reservados.
Copyright ©5/05/2019 by Arjona Delia

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

25 de febrero de 2019

Cartas de amor: ¡Te necesito!

Hola, mi amor, lamento mucho que hayas venido el viernes y no hayas podido verme… pero quiero que eso no te preocupe. No faltarán ocasiones en las que estemos juntos. Recibí tu carta, y ¡no sabés lo bien que me hizo leerla!
Cartas de amor y poesía

Percibí lo contento que estuviste al escribirla.  No tengas miedo de que yo te diga “adiós” algún día. Por favor, no, no podría hacerlo ya que eso me haría sufrir, porque te quiero mucho. ¿Por qué crees que estoy a tu lado? ¡Porque te quiero y te necesito! No sabes lo mal que me sentía el otro día, el viernes, cuando no tenía noticias de ti. Para colmo, ni el fin de semana pude verte. En esa semana pude comprender cuánto te necesito. Me haces  falta, me duele el corazón si no te tengo, y cuando me avisaron que has llamado por teléfono y yo no estaba allí para responderte, tenía ganas de llorar, aunque me di cuenta que si llamaste es porque ibas a venir. Si hubieras venido de sorpresa… ni sé cómo hubiera reaccionado yo.
Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero, y te quiero.
¿Recuerdas qué día es hoy? Es día 3. ¿Te recuerda algo, sí? ¡A mí también! Me recuerda muchos momentos felices vividos juntos en estos 13 meses. Pero no puedo recordar nada de lo que tenga que arrepentirme o algo que tú me hayas hecho y que me haya dolido. Al contrario, sólo recuerdos gratos de momentos juntos. Recuerdo tu mirada, una mirada dulce, que lo dice todo. Dice todo el amor que hay encerrado en tu persona, si estás triste y si estás feliz… recuerdos... tengo sólo gratos recuerdos. “Te quiero”.





Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

23 de febrero de 2019

Cartas de amor: ¡Adónde tú vayas!

Qué hermoso es ver cuando dos personas piensan y sienten iguales!... ¿Verdad?
En tu carta me decías que te gusta la naturaleza, que te gustaría estar en un lugar tranquilo, donde haya muchos árboles y flores bonitas. Pero también decía que de nada valen todas estas bellezas si no las disfrutamos juntos.
Cartas de amor y poesías

Pienso igual que vos.
También me gustaría estar en un lugar tranquilo (pero no aislado), donde haya sol (pero no demasiado) y si es posible una playa cerca, un lugar donde no haga mucho frío y donde a la mañana temprano podamos oír el cantar de los pájaros… (en casa, como hay un pino enfrente, los oigo todos los días).
Pero como tú decías, no tendría valor disfrutarlo sola… es más hermoso disfrutarlo junto a alguien a quien se quiere.
Aprovecho esta carta para recordar algo que me dijiste el otro día: ¿recuerdas cuando me dijiste que te querías dedicar a la fotografía, pero no aquí, sino afuera, en la provincia? ¿Recuerdas que me preguntaste si te acompañaría? ¿Recuerdas que te respondí que sí? Pero creo que ese “sí” no te convenció mucho, ya que me dijiste que hablabas en serio y que no te gustaría que cuando tuviéramos la oportunidad de irnos, tuviéramos que quedarnos de obligado aquí. (Si no entendí mal, te referías a cuando estemos casados y ante tu proposición yo no quisiera ir contigo, que tú no podrías irte solo). Desde ya te lo aseguro y vuelvo a repetir: “Estoy dispuesta a acompañarte adonde tú vayas”.
¿Es ese tu deseo, mi amor? ¡También lo es el mío! Pues si tú eres feliz, yo también lo soy.
¡Iré contigo adonde me lleves y seremos felices, ya lo verás! Seremos completamente felices porque ya no tendremos necesidad de separarnos, como ahora. Trabajaremos unidos con el mismo fin. Compartiremos todas las cosas. Ya no será “tú y yo”, sino “nosotros”. Sólo la muerte podrá separarnos. Sólo unos pocos meses más y estaremos para siempre juntos. ¡Quiero casarme contigo! Es una realidad, no un sueño, mi amor, y estoy convencida de que pronto seremos un amor para toda la vida.

“Besos, muchos besos”.





Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

22 de febrero de 2019

Cartas de amor: ¡Feliz, a tu lado!

Hola, mi amor. Ahora me toca a mí, ¿verdad? Después de escuchar tan lindas palabras ahora me toca a mí decirte algo. Es que sigue siendo mi ‘problema’… “me gusta hablarte, pero me cuesta”.

Antes me costaba besarte, lo recuerdo. Recuerdo que cuando tú lo hacías antes, yo agachaba la cabeza, pero ahora que tú me conoces, sabes que eso ya no es problema para mí, ¿verdad? Y si pude superarlo, creo que con el tiempo también superaré este otro. Y ya que no me atrevo a decírtelo personalmente espero que no te moleste que lo haga por carta.
Recuerdo que anoche tú me decías que cada vez estabas más convencido de que yo era lo mejor para ti, que cada vez estás más admirado de mis “cualidades de mujer”…
También me decías que quizás yo no llegue a comprenderte tan profundamente, que no comprendiera lo que me has dicho. Quizás tengas razón, ¿y sabes por qué? Porque a mí me gustaría ser mejor. Por eso no entiendo y me pregunto cómo es que puedo gustarte. Pero como me lo has demostrado varias veces… tengo que creerte.
¿Sabes por qué escribo esta carta? Porque tengo necesidad de hacerlo. Porque cada vez que tú me hablas me estás impulsando a escribirte…
¿Sabes? Soy “feliz” a tu lado…
¿Sabes lo que eso significa? A pesar de ser una palabra corta y quizás tan usada y conocida, para mí es nueva… y grande.
Ser feliz para mí es algo más que lo que se siente al ver a un niño sonreír, más que el básico tesoro de tenerlo todo, más que el cariño que dos hermanos profesan tenerse, más que la contemplación de un cielo estrellado o la rojiza admiración que despierta una puesta de sol. Para mí, felicidad es sentir que alguien satisface tus necesidades, estar con alguien que te haga sonreír, que te haga sentir que te necesita, que te haga sentir que eres lo más importante en su vida. Felicidad es que te hagan sentir protegida y amada. Felicidad es que te hagan ver que si te pierden, lo pierden todo.
¡Y tú cumples todos estos requisitos! Por eso a tu lado soy “feliz”.
¡Eres muy importante para mí! Por eso, cuando el otro día me comentaste que habías pensado dejarme (y ni sabes la razón), sinceramente me dolió. En ese momento sentí como si me clavaran algo en el corazón. Tenía ganas de llorar y de gritar. Pero no lo hice porque sabía que no me lo decías en serio. ¡Sería horrible para mí escuchar esas palabras otra vez! No lo soportaría, porque te necesito conmigo…
Pero esto no significa que si algún día dejas de quererme, no puedas decírmelo. No me gustaría que tú estuvieras a mi lado sólo con el motivo de no hacerme sufrir. En ese caso, preferiría que te fueras y seas feliz de otra manera. Pero esto no ocurre ahora, las evidencias muestran que me quieres… mucho.
Si te escribí todo esto, es porque ocultarlo haría que esté toda la noche dando vueltas en la cama…

“Te quiero y me gusta que me lo digas”.
“Un beso de amor… bien grande. Tu novia”.






Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

21 de febrero de 2019

Cartas de amor: ¡Ya te extraño!

¡Hola, mi amor!
Te escribo en este momento porque te extraño. Tan sólo han pasado 24 horas desde que nos vimos, y ya siento que me faltas. ¿Sabes? ¡Qué hermoso es amar!
Qué lindo es saber que hay alguien en quien pensar, con quien charlar, caminar, en quien confiar, alguien con quien compartir cosas aunque fueran pequeñeces, como un intercambio de cartas, un caramelo, una flor.
Cartas de amor y poesía

Qué bello es saber que tenemos a nuestro lado a alguien para compartir pensamientos, sentimientos, gozos, o tal vez resolver problemas.
No sé, pero creo que tú me mimas mucho, porque no es justo que vengas tan cansado de trabajar y tarde, y vayas a buscarme donde esté, para acompañarme a casa. No es justo pero me alegra, es más, me hace feliz que lo hagas porque me hace comprender que tú también me quieres.
Bueno, mi amor, sólo quiero decirte que a tu lado mi gozo es pleno y sé que tú también eres feliz a mi lado. Desearía que cualquier tormenta que quizás debiéramos afrontar, la atravesemos con éxito.
Mi amor: te quiero por lo que tú eres, me gustan tus momentos de seriedad y aquellos en los que pareces un niño.
Sé que no eres perfecto (nadie lo es) y por eso tienes debilidades e imperfecciones, pero ¡las cosas buenas que tú tienes, las sobrepasan!... Tú tienes muchas virtudes, de verdad, y todas me agradan y además nadie es quién para mirar tus puntos débiles y errores, pues, si Dios no lo hace, ¿quiénes somos nosotros para hacerlo?







Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

20 de febrero de 2019

Cartas de amor: ¡Me haces feliz!

¡Hola, mi amor! Hoy tenía ganas de escribirte, primero porque hace mucho que no lo hago y sé que tú necesitas mis cartas, y segundo para contarte lo feliz que soy. Feliz por tenerte y feliz por quererte…
Tengo en mis manos tu carta, que acabo de releer. En ella me cuentas que te hizo feliz el hecho de verme feliz a tu lado. ¿Recuerdas el día que en la parada del colectivo nos despedimos como cinco veces, pensando que venía el micro?


¡Mi amor! ¡Mi amor! ¿Cómo no voy a ser feliz, si a cada instante me estás demostrando cuánto me quieres? El sólo hecho de ir a buscarme al trabajo, me llena de alegría. Aunque sean simplemente unos veinte minutos que nos veamos, para mí es mucho, porque demuestra lo importante que soy para ti, que me necesitas, que quieres tenerme en tus brazos aunque no se pueda más que un rato.
Te quiero,  te quiero, te quiero, te quiero y soy feliz porque tú también me quieres y porque estas dispuesto a darme tu amor, tu tiempo y tu vida.
Soy feliz, feliz, feliz porque nunca pensé que nuestro amor iba a ser tan grande. Pensé que quizás la distancia afectaría a nuestro amor. Pero ahora veo que la distancia lo avivó más. ¿Recuerdas cuando me dijiste que “la distancia es al amor como el viento al fuego”?
Si el fuego es pequeño, el viento lo apaga, pero si es grande, el viento lo hará arder más. Sí, mi amor, creo que nuestro amor es grande porque no se apaga a medida que pasan los días, sino por el contrario, “crece”.
Ya han pasado casi ocho meses desde que estamos juntos y en todo este tiempo sólo me he arrepentido de algo: de no haberte conocido antes.
¿Sabes? Te confieso algo: Cuando me hablaste de tu amor, yo dudé. No de tu amor, sino de poder llegar a algo tú y yo. Te creía muy distinto a lo que eres. Pensé que nunca llegaríamos a llevarnos bien. Tenía miedo de que no me comprendieras. ¡Cuánto me equivoqué! Creo que no nos llevamos tan mal. Porque tú siempre logras hacerme reír, por una u otra razón.
Me haces feliz porque con cada gesto tuyo, una palabra, una caricia, un beso, son cosas que me agradan y me demuestran cuánto me quieres y que tu intención es verme feliz. Eso… eso es todo para mí.
¡Eres lo más hermoso que tengo!






Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

18 de febrero de 2019

Cartas de amor: Aniversario

Hoy es un día especial, ¿verdad?
Cumplimos siete meses de noviazgo y por eso te envío este regalito (una foto). Sabes, mi amor, al ir conociéndote he llegado a comprender que no quisiera estar a tu lado siete meses o un año… sino toda la vida. Quisiera tenerte a mi lado para siempre.
Cartas de amor y poesía

A veces reconozco que no sé decírtelos con palabras y quizás eso te hace dudar, pero sé que ahora sabrás comprenderme. Por favor, ¡no quiero que dudes de mi amor hacia ti! Te quiero, créemelo, y mucho.
Por eso es que me duele no tenerte a mi lado en este día.
¿Sabes? Me pone muy contenta el ver que me estás conociendo, que ya me conoces, por ejemplo, cuando estoy enojada, como también sabes cuando estoy contenta o cariñosa contigo.
Me agrada porque no tengo siempre que decirte lo que me gusta o disgusta, sino que tú lo llegas a comprender y te das cuenta qué siento, por mi actitud, gestos, palabras, etc.
Ayer cuando salí del trabajo, cuando iba a la parada del colectivo, me detuve en el kiosco para comprar un chocolate. Cuando entré, la señora me reconoció, de cuando fuimos juntos a comprar caramelos, y me preguntó: “¿Y el flaquito?” Le respondí: “Ahí anda”. A lo que dijo: “¿Vas o venís?” Le aseguré: “Vengo de su casa”. Y me recriminó: “¿Andás sola, con este tiempo? Yo si fuera hombre no te dejaría ir sola, pues es peligroso”. Se refería al hecho de que estaba lloviendo, tronaba, y de vez en cuando se podían ver los rayos, ¡cómo relampagueaba! Se notaba que iba a venir una tormenta, cosa que luego a la media hora ocurrió.
Cuando salí del kiosco, la señora me advirtió: “¡Tené cuidado!”
Esto, aunque te parezca extraño, ¡me cambió el ánimo!
Porque pienso que a todos nos agrada que los demás que se interesen por nosotros.
Bueno, mi amor, no te enojes si termino la carta aquí, nos vemos, sino este viernes, el próximo.
“Un beso. Tu novia”.







Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

16 de febrero de 2019

Cartas de amor: la placita

Hola! ¿Cómo estás, mi amor? ¿Bien? Yo, recontenta.  Mi amor, ya te lo dije: sos un loco pero me gustás. ¿Sabés por qué? Por la parejita que me enviaste, que estaba bailando con música… (¿quizás un vals?) Si no me equivoco era de un envoltorio de bombones, ¿puede ser? Es precioso. Gracias. Pero no gracias por eso. Gracias por escribirme y decirme que me quieres. En recompensa, cuando salgas te quiero mostrar algo que me gusta y que todos los días atravieso y veo cuando voy y vengo del trabajo.
Cartas de amor y poesía

Es una placita.
La quiero porque se podría decir que la vi nacer. ¿Sabes dónde está? Cerca de casa ¿Recuerdas que allí había dos callecitas angostas y en el medio un gran espacio vacío? Allí pusieron columnas, plantas y bancos. Cuando vengas quiero que la conozcas, pero te contaré aquí cómo lucen, dándote una pequeña descripción:
Hicieron tres círculos y alrededor plantaron tallos de rosas. En medio de cada redondel plantaron un arbolito de jazmín. También pusieron una canilla. En las esquinas pusieron macetas a todo el largo, con estilo escaleritas y allí plantaron rayitos de sol. En las columnas, hay rosales que treparán por ellas, y a los costados, llenaron de rosales. ¿Te imaginás cuando todo esto florezca? Quisiera sacarme allí una foto contigo; espero que accedas a mi pedido… ¿es posible? Sé que me dirás que sí.

 “TE QUIERO”. Te extraño muchísimo, mi amor. Te necesito.
Y sé que si algún día nos casamos y tenemos hijos, sé que sabrás criarlos y educarlos… ¡lo haremos juntos! Y tendré la oportunidad en el futuro de escuchar a un par de pequeñuelos decir “papá"
“Un beso. Te quiero”.






Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

14 de febrero de 2019

Cartas de amor: Tu forma de amar

Qué loco eres! ¡Eres un amor! Gracias por tu carta.
Mi amor, ¡sé que me quieres! Y yo también te quiero y mucho.
¿Sabes lo que noté en nuestras cartas? Que hay muchos puntos iguales, muchas similitudes.
Hace más o menos un mes escribí una carta para ti, pero no la envié, aún la tengo, y en ella había también algunas preguntas que quería que tú me respondieras.

Cartas de amor y poesía

Bueno, ahora intentaré yo contestar a tus preguntas. ¿Empezamos con la primera? Me preguntabas si aún te quería. Creo que la primera pregunta, a esta altura de la carta, está respondida. Me preguntabas si aún te seguía amando como antes… ¡Claro que no! Ahora te quiero más, mucho más que antes. Ahora que estás lejos he llegado a comprender que te necesito a mi lado para vivir. Aunque sea sólo para caminar juntos, o simplemente tomar mate juntos.
¿Si mi amor aumentó? ¡Claro que sí! La razón es porque cada vez que más te conozco, más me agradas. Sí, ¡mi amor aumenta cuanto más te conozco! Sé que todavía te conozco poco, pero ese poco me gusta. Por ejemplo, hay algo que no conocía de ti, y que conocí el domingo pasado. Me gustó el jueguito que me hiciste con el señalador… me gusta tu forma de actuar.
Me preguntabas si te veía frío. Todo lo contrario. Al principio creí que lo eras, un poco. Pero un día cambié de idea pues tú me hiciste cambiar. ¿Sabes cuándo?
Cuando fuimos juntos al museo. Luego, cuando estábamos esperando el colectivo juntos, para irme a casa. ¿Por qué crees que cuando bajamos del colectivo me encontraba rara, seria? Es por eso, porque no te conocía así. No es que me desagrada que tú seas así, todo lo contrario. Por eso es que a veces me ves un poco rara… ¡me asusta tu manera de amar! Me asusta pero me gusta.
Me preguntabas qué quería de la vida. Siempre quise ser feliz al lado de alguien que me quisiera, aún antes de conocerte. Quería y quiero formar un hogar, muy opuesto al que tuvieron mis padres, donde haya alguien que me comprenda y que me ame por lo que yo soy, y a quien también hacer feliz siendo compañeros.
Me preguntabas si creo que tú me lo puedes dar. Y creo que sí, porque tú eres lo que yo necesito.
Sé que juntos lograremos lo que anhelamos. ¡Lo sé!
Ahora me gustaría que tú pudieras responder las mismas preguntas. Quisiera saber qué piensas de mí.
¿Sabes? Como todo ser humano, soy imperfecta. Tengo errores y uno de tantos es ser un poco callada. Me molesta, ¿sabes? Hasta ahora tú lo estabas pasando por alto, no es que no lo notaras, sino que lo disculpabas.
A veces siento que actúo mal al quedarme callada, que te hago sufrir con mi actitud. No sabes cuánto desearía decirte todo lo que escribo… pero me cuesta hacerlo. Perdóname por ello. Yo te quiero pero me cuesta decírtelo y temo que tú llegues a creer que no te amo lo suficiente. Pero no es así. Creo que tú sabes cuál es mi problema, ¿verdad? Sé que entre nosotros tendría que haber más comunicación, lo sé, y te prometo que la habrá, pero ¡dame tiempo! Sólo un poco más. Sé que sabrás comprenderme. Perdóname si mi actitud callada hay veces que te molesta.
Creo que esta carta es un poco triste, pero necesitaba escribirla.
Espero sea muy pronto. Hasta muy pronto, mi amor. “Besos”.







Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

11 de febrero de 2019

Cartas de amor: ¡Cuánto te quiero!

¿Qué tal, mi bichito hermoso?  Acabo de venir de tu casa, donde fui a almorzar. ¿Sabes, mi amor? Y ya tengo ganas de verte; pienso que tú también a mí.
Mi amor, nos estamos acercando a los cuatro meses.
No olvides nunca, mi amor, que en el mundo hay un lugar sólo para nosotros, que nos está esperando, un hogar tibio y nítido, quizás con un hermoso jardín, donde el sol entre por la ventana todas las mañanas y las tardes… y donde la luna ilumine nuestra pieza por las noches.

Cartas de amor y poesía

Sí, amor, nuestro futuro será hermoso, sólo paz y felicidad porque te tendré junto a mí todos los días de mi vida; y aunque surjan pequeños o grandes problemas, sé que vamos a poder resolverlos, porque no será “mi” problema o “tu” problema, sino será “nuestro” problema, y sé que haremos todo lo que está a nuestro alcance para resolverlo con amor…
¡Mi amor! ¡Mi amor! ¡Cuánto te quiero! Nunca pensé que iba a necesitarte tanto,  quererte tanto. Sé que tú también me quieres y que por eso quizás me estarás necesitando y extrañando, quizás más que yo a ti. La razón es porque tú no tienes tantas ocupaciones o distracciones como yo, y cuantas menos cosas uno hace, más piensa… Con esto no quiero yo decir que no pienso en ti, no, al contrario, durante todo el día estás en mi mente. En el trabajo especialmente, ya que nadie me molesta. Y es en esos momentos cuando nadie me distrae, que me pongo a recordar momentos hermosos con vos.  Bueno, mi amor, no olvides que aquí hay alguien que te está esperando y que desea que tú estés bien porque si tú lo estás yo también lo estaré.
Tiernamente, al bichito más hermoso.







Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

9 de febrero de 2019

Cartas de amor: Las flores de la plaza

¿Hola, mi amor?  ¿Recuerdas la placita que está cerca de casa? ¿Te acuerdas que decías que las flores iban a nacer el año que viene?
Cartas de amor y poesía

Pues, para mi alegría, esos rayitos de sol ¡ya florecieron! Y hay otras plantitas que en hilera ya están floridas ¡y se ven preciosas! Ya que están surtidas de varios colores, todas juntas, blancas, amarillas, rojas y rosas. ¿Y sabes qué? Ya pusieron los bancos debajo de las columnas que te mencionaba en la otra carta. ¿Recuerdas que por cada columna subía una enredadera? Bueno, cuando crezcan, servirán de techo y harán sombra debajo de los bancos. Hay diez de ellos, cinco en cada cuadra y cada uno sirve para cuatro personas. Tienen respaldar y un pisito de material. El caminito que te lleva desde la calle hasta ellos, es de ladrillo molido y a su lado plantaron rosas. Pienso que se tomarán el tiempo y el trabajo de hacer algo muy hermoso en cuanto al modelo y color. Recuerda que estás invitado a conocerla personalmente.
Cariños de alguien que piensa en ti.
Con amor y cariño intenso. “Tu novia”.






Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.


7 de febrero de 2019

Cartas de amor: Te voy a extrañar

¿Cómo estás, mi amor? ¿Bien? Yo perfectamente.
Acabo de llegar del trabajo y tenía ganas de escribirte una carta, porque estuve pensando en ti (como todos los días) y también en una flor…

¿Por qué en una flor? Porque me acordaba del casamiento de nuestro amigo, ¿recuerdas? Ahora creo que asociarías esa flor contigo… Me acuerdo que tú tenías un clavel en la mano y te acercaste a un grupito entre quienes estaba yo. Luego de decir “¿quién la quiere?” me la diste a mí. Nunca, nunca voy a olvidar ese día.
Recuerdo también que cada vez que con mi mirada buscaba dónde te encontrabas entre tanto en la fiesta, tú me estabas mirando… eso me alegraba… no sabes cuánto.
Yo ya te quería y pensaba que tú nunca ibas a enamorarte de mí. No creía que tú pensabas tanto en mí, pero veo que me equivoqué. Y lo comprendí ese mismo día.
Ese día a la madrugada (llegamos a casa a las 3:00 de la mañana) no podía dormir, pensando en ti. Sentía como punzadas en el corazón, al comprobar que tú me amabas, que pensabas y te fijabas en mí…
Antes trataba de disimular que te quería, luego no y ahora menos. No puedo callar mi amor, nuestro amor. Ahora que no te tengo conmigo… te extraño. Siento tu ausencia día tras día. Lo cierto es lo mucho que te quiero. Muchísimo.
Hoy es 17 y es un día muy frío. Por eso estoy en mi dormitorio, escribiéndote. A un costado están las valijas ya que viajamos el martes a la mañana, temprano, a Brasil.
Te voy a extrañar más que ahora, porque te necesito y necesito compartir mi felicidad contigo.
Necesito que tú y yo caminemos juntos, tomados de la mano, y que tú me digas que me quieres y yo baje la mirada.
Mi amor… ¡no sabes cuánto te extraño! Cosas que hacías o decías y que en ese momento yo no les daba tanta importancia, ahora las extraño, ahora las necesito…
¿Sabes? Desde mi ventana veo una hermosa luna, redonda y grande, que brilla como tus ojos cuando me miran. Es preciosa… ¡cómo me gustaría que tú, en estos momentos, estuvieras viéndola junto a mí!
Cuando viaje a Brasil te voy a traer algo, un regalito, y si me es posible, te lo entregaré cuando vaya a verte.
Bueno, mi amor, siento dejarte pero, ¿sabes? a veces me pongo a escribirte y me olvido de las demás cosas…
¡Chau, mi amor! Extráñame y quiéreme mucho…






Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

4 de febrero de 2019

Cartas de amor: Escríbeme

¡Buenas tardes! Dicho y hecho. Te prometí seguir la carta y lo haré. Estoy muy pero muy contenta.
Pero antes de empezar, te diré que todo lo que escribo no lo hago por escribir y decir palabras bonitas, sino principalmente porque yo lo siento así adentro mío. Es algo que brota de mi corazón y me pide, me exige que te lo comunique de alguna manera…

Necesito verte, por eso perdoná mi insistencia: ¡Quiero que tú me escribas!
Una vez te dije que es muy lindo recibir carta de alguien a quien se quiere. Tú concordaste conmigo y por lo tanto te suplico, por favor, que me comprendas. Necesito que me escribas cartas, no líneas. Piensa que durante toda una semana espero recibir noticias tuyas. Quizás estoy siendo muy exigente, quizás sea yo quien no te comprende y será que no puedes escribir por algún motivo, pero a menos que me lo digas, no estoy enterada, por eso te pido que me escribas, aunque sean tonterías; algo, como ser: cómo te llevás con tus compañeros, si tienes a alguien en especial a quien aprecias más, qué hiciste durante el día, no sé, desconozco todo de ti... Por favor, cuéntamelo en tus cartas. No es que esté enojada contigo, es por ansiedad, por curiosidad de saber. Espero que me lo cuentes para aumentar mi comprensión para contigo.
Aún te sigo queriendo, y para que mi amor crezca aún más, necesito conocerte más por medio de tus cartas. ¡Chau, mi amor, hasta prontito! Un beso grande.






Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

2 de febrero de 2019

Cartas de amor: Extrañándote

¡Hola, mi amor! ¿Cómo estás? ¿Cómo andás de salud? ¿Cómo estás anímica y emocionalmente? ¿Me extrañás?
¡Yo sí!
Ando muy bien de salud, pero no anímicamente. Los ánimos y alegrías que me dan los preciosos días de esta primavera, me los quita el pensar que estoy lejos de ti, pues al no tenerte, te extraño. ¡Y sabés lo que te extraño!
A veces me parece que son pequeñeces, cosas simples. Pero otras, que son importantes, esenciales y grandes…


Por ejemplo, mi amor, extraño el “así es” que decías cada cinco minutos, tu sonrisa alegre y contagiosa, tu mirada profunda y limpia… Sí, me gusta cuando me miras en silencio; me agrada cuando me tomas de las manos y juegas con mis uñas… Quizás te parezcan tonterías, quizás no… pero te lo cuento porque así lo siento, porque es cierto.
Extraño muchas cosas de ti, cosas que nunca imaginé y nunca se me cruzó en la mente que iba a necesitarte tanto. Necesito que pases tu brazo por mi hombro y al caminar a mi lado me cuentes qué hiciste ese día o qué harás al siguiente, o me digas qué te preocupa o me confíes qué te hace feliz.
También extraño esos días en que íbamos de la mano, compartiendo experiencias con otras personas y disfrutando del sol y del aire libre… En una palabra: necesito que estés a mi lado, porque te quiero.
Sé que tú me quieres y es por eso que también extrañas muchas cosas. A veces me parece que tú sientes deseos de escaparte de la prisión, y corriendo venir hacia mí, llegar hasta aquí aunque sea caminando para poder estar a mi lado. Pero ya falta poco para que nuevamente estemos juntos, ¿verdad? Ya han pasado cuatro meses desde que nos vimos, y aunque los primeros días no se me pasaban más, ahora vuelan. Por eso creo que el año se nos pasará más rápido aún.
 Antes de despedirme quiero que recibas un beso de mi parte y mis mejores deseos de que estés bien.
“Te quiere mucho… tu novia”.







Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

31 de enero de 2019

Cartas de amor cortas y sencillas

¡Buen día, amor! ¿Sabes qué día es hoy, mi amor?
Es día 3. Quizás para otras personas esa fecha no signifique nada, pero para nosotros sí, ¿verdad, mi amor?...
Nos recuerda ese día maravilloso, inolvidable, en que cada uno de nosotros decidió no estar más solo, que decidió compartir su vida con la persona que más quería, que decidió formar una pareja… una pareja unida, la cual se propuso hacer crecer su amor día tras día, hacerlo madurar plenamente mes tras mes, y hacerlo firme año tras año.
Cartas de amor y poesías

Sí, amor, hoy cumplimos tres meses de felicidad, de amor, de comprensión. Y aunque en estos momentos no estemos juntos para decirnos miles de cosas relacionadas con nosotros, con nuestro amor, muy pronto lo estaremos… y para siempre.
Pero a pesar de la distancia, de los pocos kilómetros que nos separan, te tengo a mi lado, te llevo en mis pensamientos constantemente y sé que tú también me tienes allí, en algún rinconcito. Sólo espero que estés bien y que me recuerdes, pero que al hacerlo no te pongas triste, sino que pienses en todos los momentos hermosos que vivimos juntos… Sí, no sabes cuánto agradezco el haberte tenido a mi lado, ya que esto me ayudó a soportar nuestra separación física; me ayudó a comprender cuánto te quiero; me ayudó a saber que mi amor por ti es distinto cada día.
Por eso, ¡qué hermoso es tenerte! ¡Qué hermoso es saber que se tiene alguien en quien pensar a cada momento, que tienes a tu lado una persona en quien confiar, alguien a quien tú puedas comprender, alguien a quien esperar, alguien a quien escribirle cartas, sabiendo que le agrada mucho recibirlas y leerlas!...
Por eso,  quiero darte las gracias por permitirme compartir mi vida contigo, por hacerme feliz a tu lado, por hacerme tu amiga, tu compañera…
¡Gracias, muchas gracias por haberme elegido a mí para estar a tu lado!
Sí, creo que lo más maravilloso que pudo haberme pasado es haberte conocido a ti…
Mi amor… cómo explicarte… cómo decirte que te quiero y cómo pedirte que no cambies, que deseo que sigas siendo siempre ese chico alegre, simpático, feliz, con un amor tan grande dentro de sí, que su felicidad se ve en sus ojos… que sigas siendo ese muchacho que me comprende cuando no quiero hablar, que me entiende cuando quiero decir algo aún sin decirlo, que me entiende cuando más lo necesito…
Sí, mi amor, cada vez que voy a hacer o a decir algo, pienso en qué harías o dirías tú si estuvieras presente, y así tú, a pesar de tu ausencia, me ayudas mucho y no sabes cuánto.
Quisiera que en estos momentos estuvieras a mi lado para abrazarte y decirte cuánto te quiero, cuánto te necesito, cuánto te extraño.
Extraño tu sonrisa, tu mano, tus ojos, tu voz…
Perdóname, pero no sé lo que me pasa. Quisiera tratar de comunicarte de alguna manera lo que siento dentro de mí, y a veces… ¡tonta de mí! Pienso que no me comprendes. Aunque creo que sí, que tú me comprendes porque tú sientes lo mismo que yo.
Una vez me dijiste que “las despedidas son tristes”. Temo dejarte en este momento, pero prometo seguir esta carta en otra oportunidad…
“Un beso”.






Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.


28 de enero de 2019

Cartas de amor y un regalo

Hola, mi amor! Acabo de recibir tu carta fechada el 3 de junio. No sé por qué razón no la recibí antes, pero te aseguro que casi me dejas sin respiración. ¿Puedo hacerte una pregunta? ¿Dónde aprendiste a hacer cartas tan, tan lindas? ¿Ves que no sólo yo las hago bien? Tú las haces perfectas, al punto, pues consuelan, estimulan y expresan tu amor, todo al mismo tiempo…
Cartas de amor y poesía

A medida que iba leyendo, parecía que estaba soñando, y leía, leía una y otra vez para tratar de convencerme que era cierto que lo que leía era “tu carta”.
La verdad es que por un lado me alegra que aunque estés lejos puedas expresar lo que sientes, y me llena de felicidad pero no tanto como cuando me lo decías personalmente…
En cuanto a que me fallaste el miércoles, sabes que no tuviste la culpa. El regalito en otra ocasión será. Yo también te había llevado algo, pero como no lo podía guardar… “me lo comí”. Era un bombón.
 Todas las noches miro y miro tu foto, pero no me basta, deseo tenerte a mi lado, caminar juntos, de la mano o abrazados…
¿Sabes en qué estaba pensando hoy? En el casamiento de Hugo. Cada vez que pienso en ello me causa como un cosquilleo en todo el cuerpo. Esa noche, no sé por qué razón, “cada vez que intentaba mirar donde tú estabas, tú me estabas mirando”. ¿Recuerdas cuando me regalaste el clavel? Primero la ofreciste al grupo y luego de decir “¿quién la quiere?” me lo entregaste a mí.
Supongo que no te animaste a ofrecérmelo directamente porque no sabías qué pensaba yo de ti… ¿puede ser? ¿Qué te parece si en la próxima carta que me escribas, me cuentas qué pensabas esa noche, qué hiciste luego de darme el clavel, si lo comentaste con alguien o si me cuentas todas las veces que “me vigilabas”, ¿de acuerdo?
Y si tú quieres que yo te cuente algo en particular, dímelo, que no tendré problemas al confesarme. Por ejemplo, puedes hacerme una listita de preguntas y mediante lo que yo te responda podrás conocerme un poquito más. Yo haré lo mismo contigo, ¿hecho?...
Siento dejarte ahora, pero como estoy segura que el sábado o domingo tendré noticias tuyas, continuaré esta conversación allí.  ¡Te quiero muchísimo!
Buenas noches, mi amor.





Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.


26 de enero de 2019

Cartas de amor: Querido amor

“Querido”amor:
¿Sabes qué? Antes escribía “querido” en las cartas, como algo rutinario, pero ahora esta palabra tiene un significado para mí.
Buen día, mi amor, ¿recuerdas qué día es hoy? “Es 12”. Hace un mes empezamos a caminar de la mano sin temor de que nadie nos viera juntos, libremente. Fue el día que empezamos a decirnos cuántos nos amamos y a mirarnos a los ojos con ternura, con dulzura, con amor…
Cartas de amor y poesía

 Nunca olvidaré ese día. Recuerdo que tenía ganas de abrazarte, de decirte cuánto te quiero y contarte que soy feliz porque ya todos saben que nos amamos.
Mi amor, ¿sabes? Antes, cuando no te conocía, simplemente vivía rutinariamente. Me levantaba, comía, trabajaba, estudiaba y me acostaba. Pero ahora, ¿cómo “vivir solamente por vivir”? ¡Imposible!
No puedo evitar el acostarme y levantarme pensando solamente en ti… no puedo evitar que todo lo que haga o piense, sea en torno a ti. Me doy cuenta que te necesito para vivir.
Los primeros días pensaba en cuando tuvieras que viajar lejos, que pasaría...
Es cierto que esa separación me va a doler y que te voy a extrañar y necesitar muchísimo, pero también es cierto y “lo sé” que voy a poder soportarlo, porque en tu supuesta ausencia tendré en quién pensar y en qué pensar… Pensaré en todas las veces que nos vimos, leeré y volveré a leer todas tus (o mejor dicho “mis”) poesías; también en lo bien que la pasamos juntos y lo mejor que la pasaremos más adelante, cuando nos conozcamos mucho más y cuando nuestro amor crezca y madure más plenamente.

También pensaré en tus hermosos ojos, chiquitos y picarones, en tu manera de hablar, de caminar, de sonreír, de mirar…
Mi amor: Eres lo más hermoso que he conocido en mi vida, y ¿sabes qué? Cuando te comparo con otros muchachos no puedo evitar el sentirme tan feliz, ¿sabes por qué? Porque tú eres único, no hay dos iguales a ti. Hay uno solo que tenga tu manera de ser, lo que a mí me gusta, uno sólo a quien yo quiero, extraño y necesito. Si tú lo ves, por favor… díselo. Dile estas cosas y muchas más que no me atrevo a escribir…
Mi amor, después de conocerte, ¿cómo no sentir todas estas cosas?
Mmmm… no vas a creerlo pero tengo que cortar esta carta porque no quiero llegar tarde al trabajo. Chau, mi amor, que sigas muy bien y piensa en mí como lo haces todos los días, o cada día un poquito más. Perdona que tengo que cortar la carta, pues me hubiese gustado seguirla.






Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia

Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.


24 de enero de 2019

Cartas de amor: la comprensión

Mi amor: No sabes lo agradable que me siento al estar a tu lado, lo feliz que me hace sentirte al lado mío y conocerte cada día más, lo hermoso que es sentirte mío y que ambos miremos hacia una misma dirección.
Tú me lo dijiste una vez: que amar no es mirarse a los ojos pero yo agregaría que es mucho más que eso. Amar es pensar en un punto y desear llegar a él, juntos. Amar es pensar si lo que vamos a hacer hará feliz a nuestro compañero, es tener las mismas esperanzas, los mismos anhelos en cuanto al futuro. Es comprenderse sin una palabra. Es caminar de la mano juntos, sintiéndonos felices.

Cartas de amor y poesías

“Feliz”, una palabra pequeña, que encierra muchísimo significado, al igual que la palabra “amor”, dicen cosas que, paradójicamente, son muy difíciles de explicar con palabras, y sólo se sienten.
Amar es no hacer sufrir a la otra persona, por lo que es mejor no contar las cosas que no edifican sino que sólo derriban, desunen. No vale la pena ni mencionarlas ni pensarlas, ¿tú me comprendes, verdad?
Mi amor, no sabes lo hermoso que fue conocerte para mí. Por eso, para mí “amar es conocerte a ti”.
¡Te quiero y muchísimo! Por eso es que no puedo soportar el no verte un día, porque tú eres mi único amor, el verdadero. Verte a ti, sentirte a mi lado, es como sentir el sol o verlo luego de un día lluvioso. A tu lado encuentro paz después de un día agitado. A tu lado sonrío aún cuando no tengo ganas. A tu lado tengo amor, ternura, cariño y comprensión…
Si tú supieras cuánto deseo y anhelo,  que las 24 horas del día estés a mi lado… ¡cuánto deseo el no tener que pensar que si llego tarde a casa me dirán algo! Para ese entonces no tendremos que pensarlo porque llegaremos “temprano o tarde” a “nuestra casa”. En ella estaremos siempre juntos y nos amaremos cada día más. Y aunque no todo fuera “color de rosa” y sobreviniera la rutina de nuestros quehaceres, para nosotros no lo será porque no es una simple rutina sino un “hacer y trabajar” para alguien que amamos… para quien más queremos.
De tan sólo pensarlo… ¿sabes lo que significa que podamos decidir juntos qué se hará en nuestro hogar en cuanto a este o aquel problema, o cómo podremos solucionarlo o mejorar esto o aquello?
También decidir cosas simples y pequeñas, como el color de las paredes o donde pondremos este cuadro, un florero o un espejo. ¡Tantas cosas podremos hacer juntos! Si ahora somos felices con cosas simples y con lo poco que tenemos para compartir, más adelante lo seremos más, porque cada minuto, cada segundo estaremos haciendo cosas para “nuestra felicidad”.
Mi deseo, finalmente, es que juntos podamos llegar a ese punto no muy lejano que nos hará felices por el resto de nuestras vidas.
Chau, mi amor, perdoná la letra y los errores, pues no hago borradores y simplemente escribo lo que siento. No sabes cuánto me cuesta dejar la birome y el papel, pero lo tengo que hacer si no quiero llegar tarde. ¡Hasta luego!







Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

21 de enero de 2019

Cartas de amor: Primer mes

¡Un mes! Ayer cumplimos un mes de amor, de gozo, de paz, de felicidad, de alegría…
Creo que no me alcanzaría el tiempo para decir todo lo que sentí este mes…
Abril… ni tú ni yo olvidaremos ese mes, el más hermoso, donde el sol es tibio, suave, los días cálidos, y en el que nació nuestro amor.

Cartas de amor sencillas

¡Cuánto te quiero! Y cuánto agradezco al habernos conocido, el habernos enamorado, el conocernos cada día un poquito más, el estar juntos, unidos… aún en la distancia.
Nunca pensé que iba a sentir algo así por alguien, que iba a conocer a alguien como tú, simpático, amable, cortés, “poeta”, enamorado.
Mi amor, me alegro muchísimo que mis cartas te gusten, pues esto me insta a escribir, (de lo contrario, si no te gustaran, no te escribiría tan seguido)
¿Sabes qué? Por más que quiero evitar repetir mis palabras, no puedo, no puedo dejar de escribir y expresar en el papel lo mucho que te quiero.
Algunos dicen que el repetir o hacer siempre lo mismo llega a ser rutina… pero nuestro amor no lo es. No puede serlo porque no siempre es igual, sino que crece. Gradualmente, pero crece.
Es gracioso, pero si alguien me pidiera que explicara qué es el amor, no sabría qué decirle. Me costaría explicarlo.
Mi amor: ¿hay algo más hermoso que estar enamorado?
¿Hay algo más hermoso que sentir que nos quieren, que nos necesitan, que nos extrañan?
Bueno, sé que no es todo lo que yo quisiera escribir, no son suficientes estas líneas, pero hay responsabilidades que una debe cumplir y no puedo cerrar mis ojos a la realidad.
¡Chau, mi amor! ¡Te voy a extrañar!
Y espero que no sólo cumplamos un mes, sino que más adelante no se puedan contar de los muchos que serán.
Ah, otra cosa: “¡Escríbeme!”. Aunque sean tonterías, aunque no te salga nada.
Sé que tus palabras me van a llegar al corazón más que cualquier bonita palabra que cualquiera pudiera decir, y ¿sabes por qué? Porque son tuyas, porque tú sabes lo que se siente al recibir una carta de alguien que te quiere, aunque diga o no cosas importantes.
¡Sigue así, mi amor!







Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.

19 de enero de 2019

Cartas de amor: Amor a la distancia


Hola, mi cielo, ¿cómo lo estás pasando en estos días preciosos? Espero que muy bien.
Y estoy muy bien y muy contenta por el hecho de que escribiste a casa. Ya ves que si  recibí tu carta es porque no me la rompieron. Igual, no te preocupes ya que por aquí las cosas respecto a tu papá y a ti, andan bien. Se podría decir que ‘excelente’ ya que de vez en cuando preguntan por ti. No sé si será por curiosidad o por qué.

Cartas de amor y poesía

En la carta que recibí hoy me decías que me enviaste un cuentito a tu casa, pero aún no lo he recibido, por lo que no podré decirte si me agrada. Pero en cuanto a los versitos o pequeñas poesías que me envías… bueno… contigo uno aprende. Dice el dicho que el alumno supera al maestro, ¿verdad? Pero en este caso a mí no me gustaría superar al maestro ya que como sabes, mi debilidad son las cosas pequeñas y no creo que algún día llegue a hacer poesías más largas.
Y gracias por decirme que te gustaron los dibujitos que te envío, pues me das incentivo para hacerte más. Gracias también por decirme que no gaste en cartas certificadas, que te las mande simples. ¿Hacemos un trato? Por cada carta que te mandaba antes certificada, ahora te enviaré cuatro cartas simples más y así saldré ganando: ¡cinco cartas por el mismo costo que una y estaremos más comunicados que antes! ¿De acuerdo, mi amor? Cariño, recuerda que aún te quiero y te necesito. Gracias por decirme que tú necesitas que yo te lo diga…






Publicado en el libro "Cartas de amor con poesía"
Todos los derechos reservados.
Copyright ©12/04/2016 by Arjona Delia


Attribution No Derivatives cc by-nd Esta licencia permite la redistribución, comercial y no comercial, siempre y cuando no sea alterada en lo absoluto dando crédito al autor.


Entradas populares

È