POEMAS DE UNA MUJER: Estres Escritora Arjona Delia
Escritora Arjona Delia
Mostrando las entradas con la etiqueta Estres. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Estres. Mostrar todas las entradas

22 de enero de 2008

El síndrome de la locomotora

El síndrome de la locomotora se observa con mayor frecuencia en las mujeres, sobre todo amas de casa, pero también lo pueden padecer las mujeres que trabajan.
Estas mujeres se sienten histéricas, cansadas, hastiadas, sin deseos de hacer nada, no sienten placer sexual, esto genera problemas con sus parejas, creen tener alguna enfermedad que explique sus molestias físicas, como es la anemia, infección en los riñones o alguna afección maligna, y buscan ayuda médica pero, raras veces se llega al diagnóstico de esa "supuesta" enfermedad.

Cuando se les pregunta qué hacen el lunes, responden: “Me levanto, pongo a hacer el café, preparo después el desayuno a los de la casa y desayuno yo también, arreglo las camas, baldeo el patio, hago los mandados, lavo la ropa, plancho un poco, empiezo a preparar el almuerzo...
Después del almuerzo, miro un rato la television, mientras me tomo unos mates o un te, espero a que vengan los hijos de la escuela, los mando a bañar, les controlo las tareas. A la tardecita hago lo que vaya a hacer de comida, espero que llegue mi esposo, y después que comemos, lavo los platos y acomodo lo que falta.
Antes de acostarme les preparo la ropa del colegio a los chicos. Controlo que tengan todo lo que necesitan para el día escolar.
Cuando se les pregunta:
¿Y qué hace usted los domingos, la respuesta es: “Más o menos lo mismo”. No existe diferencia entre un día cualquiera y los fines de semana.

Tales respuestas significan que posiblemente estas personas padezcan del síndrome de la locomotora.
¿ Pero que es el síndrome de la locomotora?-
Cuando a estas mujeres se les pregunta: ¿Desde cuándo usted no va a la playa" Responden: Uuuuuh (como la locomotora).
¿Desde cuándo usted no va a un restaurante?
Responden: Uuuuuh (como la locomotora).
¿Desde cuándo usted no lee un libro?
Responden: Uuuuuh (como la locomotora).
¿Desde cuándo usted no va al cine o al teatro?
Responden: Uuuuuh (como la locomotora).
¿Desde cuándo usted no va a algún lugar a bailar?
Responden: Uuuuuh (como la locomotora).
¿Desde cuándo...?
Responden: Uuuuuuuuuuuh.

Estas personas no están enfermas, están cansadas de llevar un modo de vida rutinario y monótono que puede enfermarlas, y si quieren sentirse bien, tienen que modificarlo.
Y la mejor y única medicina para esto es distracción, distracción y distracción.La distracción es parte de lo que todos los seres humanos deben programarse dentro de su plan de vida para facilitar la recuperación de las energías perdidas en las obligaciones cotidianas. No olvide esto nunca.

Tomado de la pagina de Psicologia-online.

19 de enero de 2008

EL estrés.

El estrés, sinónimo de temor Se habla muchísimo del estrés en estos tiempos. Por lo visto todo el mundo sufre de estrés por algo. Parece ser que esta palabra está de moda y la usamos muchas veces para evadir responsabilidades.
El estrés es una reacción de temor ante los cambios constantes de la vida. Es una excusa que damos para no responsabilizamos de nuestros sentimientos. Si logramos equiparar la palabra «estrés» con la palabra «temor», entonces podremos comenzar a eliminar de nuestra vida la necesidad del miedo.
La próxima vez que pienses en el terrible estrés que tienes, pregúntate qué es lo que te da miedo en esos momentos.
Pregúntate: « ¿De que manera me estoy sobrecargando y agobiando?
¿Por qué he cedido mi poder?».
Descubre qué estás haciendo que te crea ese temor interior y te impide conseguir armonía y paz.
El estrés es carencia de armonía interior, y la armonía interior es estar en paz con uno mismo. No es posible tener estrés y armonía interior al mismo tiempo. Cuando uno está en paz hace una cosa por vez, no permite que las cosas le dominen. Cuando te sientas «estresado» haz algo para liberar el miedo, para poder avanzar por la vida sintiéndote seguro.
No emplees la palabra «estrés» para evadir responsabilidades. No des tanto poder a una insignificante palabra. Nada tiene ningún poder sobre ti.








Texto tomado del libro autoestima.

Entradas populares

È