POEMAS DE UNA MUJER: Palabras de amor para una mujer Escritora Arjona Delia
Escritora Arjona Delia
Mostrando las entradas con la etiqueta Palabras de amor para una mujer. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Palabras de amor para una mujer. Mostrar todas las entradas

12 de diciembre de 2010

Poemas Para Aniversarios de Bodas


Canción Del Aniversario


Quiero brindar al sol con tu rosa y la mía,
por esos tres años de hermosa compañía,
regamos el rosal con agua de dos vidas,
tu flor era discreta y la mía atrevida.

Tu rosa era blanca como la luz de luna,
la mía es azul como aguas de laguna,
tejiste retales con tierna fantasía,
yo te escribí mis versos y te hice poesías.

Bebamos el perfume de pétalos de amor
porque además de olores regala su sabor,
levanta tu rosa y brinda con la mía
por la amistad lejana llena de cercanía.

No importa el lugar donde vayan tus piernas
nuestra complicidad ahora sé que es eterna
y en aquel remanso de las tardes sin tiempo
tú me recordarás cuando estoy sonriendo.

Yo con el cava al levantar mi copa
miraré las burbujas que en tu alma se arropan
y diré entre mis labios con cara complaciente
tú eres la mujer que brilla entre la gente.

Pero como hoy quiero tan solo celebrarlo
te he escrito estos versos para nunca olvidarlo
ya pasamos mil días abriendo la ventana
de tu alma y la mía porque nos vino en gana.

Ahora que compartimos casi muchos secretos
te regalo este beso, atrevido y coqueto,
navega y lo recibes con los brazos abiertos
yo sabré que mi beso ha llegado a buen puerto.





 


Autor: Juan Antonio Valero

7 de noviembre de 2009

Poema de la Espera


amor+enamorados

Espero tu sonrisa y espero tu fragancia
por encima de todo, del tiempo y la distancia.
Yo no sé desde dónde, hacia dónde, ni cuándo
regresarás... sé sólo que te estaré esperando.

En lo alto del bosque y en lo hondo del lago,
en el minuto alegre y en el minuto aciago,
en la función pagana y en el sagrado rito,
en el limpio silencio y en el áspero grito.

Allí donde es más fuerte la voz de la cascada,
allí donde está todo y allí donde no hay nada,
en la pluma del ala y en el sol del ocaso,
yo esperaré el sonido rítmico de tu paso.

Comprendo que de mí ya se ría la gente
al ver cómo te espero desesperadamente.
Cuando todos los astros se apaguen en el cielo,
cuando todos los pájaros paralicen el vuelo.

Cansados de esperarte, ese día lejano
yo te estaré esperando todavía.
No importa: aunque me digan todos que desvarío,
yo te espero en las ondas musicales del río.

En la nube que llega blanca de su trayecto,
en el camino angosto y en el camino recto.
Niño, joven o anciano, sonriendo o llorando,
en el alba o la tarde, yo te estaré esperando.

Y si me convenciera que ese ansiado día
no habría de llegar, también te esperaría.





Autor: José Angel Buesa

6 de noviembre de 2009

Poema de Amor Lejano

Amor Lejano

Ella no fué, entre todas, la más bella,
pero me dió el amor más hondo y largo.
Otras me amaron más; y, sin embargo,
a ninguna la quise como a ella.

Acaso fué porque la amé de lejos,
como una estrella desde mi ventana,
Y la estrella que brilla más lejana
nos parece que tiene mas reflejos.

Tuve su amor como una cosa ajena
como una playa cada vez más sola,
que unicamente guarda de la ola
una humedad de sal sobre la arena.

Ella estuvo en mis brazos sin ser mía,
como el agua en cántaro sediento,
como un perfume que se fué en el viento
y que vuelve en el viento todavía.

Me penetró su sed insatisfecha
como un arado sobre llanura,
abriendo en su fugaz desgarradura
la esperanza feliz de la cosecha.

Ella fué lo cercano en lo remoto,
pero llenaba todo lo vacío,
como el viento en las velas del navío,
como la luz en el espejo roto.

Por eso aún pienso en la mujer aquella,
la que me dió el amor más hondo y largo,
Nunca fué mía. No era la más bella.
Otras me amaron más ... Y sin embargo,
a ninguna la quise como a ella.








Autor: José Angel Buesa

5 de noviembre de 2009

Poema de la culpa

Poema De La Culpa

Yo la amé, y era de otro, que también la quería.
Perdónala Señor, porque la culpa es mía.
Después de haber besado sus cabellos de trigo,
nada importa la culpa, pues no importa el castigo.

Fue un pecado quererla, Señor, y, sin embargo
mis labios están dulces por ese amor amargo.
Ella fué como un agua callada que corría ...
Su es culpa tener sed, toda la culpa es mía.

Perdónala Señor, tu que le diste a ella
su frescura de lluvia y esplendor de estrella.
Su alma era transparente como un vaso vacío:
Yo lo llené de amor. Todo el pecado es mío.

Pero, ¿cómo no amarla, si tu hicistes que fuera
turbadora y fragante como la primavera?
¿Cómo no haberla amado, si era como el rocío
sobre la yerba seca y ávida del estío?

Trataré de rechazarla, Señor, inutilmente,
como un surco que intenta rechazar el simiente.
Era de otro. Era de otro que no la merecía,
y por eso, en sus brazos, seguía siendo mía.

Era de otro, Señor, pero hay cosas sin dueño:
Las rosas y los ríos, y el amor y el ensueño.
Y ella me dió su amor como se da una rosa
como quien lo da todo, dando tan poca cosa.

Una embriaguez extraña nos venció poco a poco:
Ella no fue culpable, Señor ... ni yo tampoco!

La culpa es toda tuya, porque la hicistes bella
y me distes los ojos para mirarla a ella.
Si. Nuestra culpa es tuya, si es una culpa amar
y si es culpa de un río cuando corre hacia el mar.

Es tan bella, Senor, y es tan suave, y tan clara,
que sería pecado mayor si no la amara.

Y por eso, perdoname, Señor, porque es tan bella,
que tú, que hicistes el agua, y la flor, y la estrella,
tú, que oyes el lamento de este dolor sin nombre,
tu también la amarías, ¡si pudieras ser hombre!







Autor: José Angel Buesa

Poema Del Fracaso


Mi corazón, un día, tuvo un ansia suprema,
que aún hoy lo embriaga cual lo embriagara ayer;
Quería aprisionar un alma en un poema,
y que viviera siempre... Pero no pudo ser.

Mi corazón, un día, silenció su latido,
y en plena lozanía se sintió envejecer;
Quiso amar un recuerdo más fuerte que el olvido
y morir recordando... Pero no pudo ser.

Mi corazón, un día, soñó un sueño sonoro,
en un fugaz anhelo de gloria y de poder;
Subió la escalinata de un palacio de oro
y quiso abrir las puertas... Pero no pudo ser.

Mi corazón, un día, se convirtió en hoguera,
por vivir plenamente la fiebre del placer;
Ansiaba el goce nuevo de una emoción cualquiera,
un goce para el solo... Pero no pudo ser.







Autor: José Angel Buesa

Poema Celos

Celos


Ya solo eres aquella
que tiene la costumbre de ser bella.
Ya pasó la embriaguez.
Pero no olvido aquel deslumbramiento,
aquella gloria del primer momento,
al ver tus ojos por primera vez.

Y se que, aunque quisiera,
no he de volverte a ver de esa manera.
Como aquel instante de embriaguez;
y siento celos al pensar que un día,
alguien, que no te ha visto todavía,
verá tus ojos por primera vez.







Autor: José Angel Buesa
.

Palabras de amor de José A. Buesa

Elegía para mi y para ti

Yo seguiré soñando mientras pasa la vida,
y tú te irás borrando lentamente de mi sueño.
Un año y otro año caerán como hojas secas
de las ramas del árbol milenario del tiempo.
Y tu sonrisa, llena de claridad de aurora,
se alejará en la sombra creciente del recuerdo.

Yo seguiré soñando mientras pasa la vida,
y quizá, poco a poco, dejaré de hacer versos,
bajo el vulgar agobio de la rutina diaria,
de las desilusiones y los aburrimientos.
Tú, que nunca soñaste mas que cosas posibles,
dejarás, poco a poco, de mirarte al espejo.

Acaso nos veremos un día, casualmente,
al cruzar una calle, y nos saludaremos.
Yo pensaré quizá: " Qué linda es todavía."
Tú quizá pensarás: " Se está poniendo viejo "
Tú irás sola, o con otro. Yo iré solo o con otra.
o tú irás con un hijo que debiera ser nuestro.

Y seguirá muriendo la vida, año tras año,
igual que un río oscuro que corre hacia el silencio.
Un amigo, algún día, me dirá que te ha visto,
o una canción de entonces me traerá tu recuerdo.
Y en estas noches tristes de quietud y de estrellas,
pensaré en ti un instante, pero cada vez menos....

Y pasará la vida. Yo seguiré soñando;
pero ya no habrá un nombre de mujer en mi sueño.
Yo ya te habré olvidado definitivamente
y sobre mis rodillas retozarán mis nietos.
Y quizá, para entonces, al cruzar una calle,
nos vimos frente a frente, ya sin reconocernos.

Y una tarde de sol me cubrirán de tierra,
las manos para siempre cruzadas sobre el pecho.
Tú, con los ojos tristes y los cabellos blancos,
te pasarás las horas bostezando y tejiendo.
Y cada primavera renacerán las rosa,
aunque ya tú estés vieja, y aunque yo me haya muerto.






Autor: José Angel Buesa

20 de octubre de 2009

Rimas de Amor


Ultimo amor

Yo andaba entre la sombra, cuando como un fulgor
llegaste tú de pronto con el último amor.
Pero bastó un efluvio de antiguas primaveras
para reconocerte, para saber quien eras.

Y eras la misteriosa mujer desconocida,
que entristeció de ensueño lo mejor de mi vida.
La de las tardes grises y los claros de luna,
la que busqué entre tantas y no encontré en ninguna.

Y hoy tal vez como un premio, tal vez como un castigo,
lo mejor de mi vida será morir contigo.
He pensado esta noche, sintiéndote tan mía
que así como llegaste, pudieras irte un día.

Lo he pensado eso es todo. Pero si sucediera...
Dejaré que te vayas sin un adiós siquiera.
Y cuando te hayas ido... yo que nunca me quejo,
me vestiré de luto y aprenderé a ser viejo.

Pero si me muriera sin poder olvidarte
y después de la muerte se llega a alguna parte,
preguntaré si hay sitio para mí junto a ti,
y Dios seguramente responderá que sí.







Autor: Jose Angel Buesa






El ladron de tus sueños



mujer

LADRÓN DE TUS SUEÑOS

Yo quisiera robarle,
las brisas al viento
las notas a un instrumento
las dudas al pensamiento
instantes a este momento.

Yo quisiera robarle,
los metros al movimiento
cenizas al sufrimiento
segundos a este lamento
ternura a tu sentimiento

Yo quisiera robarle,
los precios al crecimiento,
soledad al aislamiento
sed al enamoramiento
y la fatiga a tu aliento

Yo quisiera robarle
las llamas al fuego lento
las mentiras a ese cuento
las ideas a un invento
y la arena a tu desierto.

Yo quisiera robarle,
La voz a ese parlamento
mentiras al fingimiento,
distancia al alejamiento
suspiro a tu desaliento

Yo quisiera robarle
los silencios al concierto
saber al conocimiento
normas a este reglamento
magia a tu encantamiento

Yo quisiera robarle
el don a ese tratamiento
dudas al remordimiento,
el agua a tu hundimiento
ruidos al entendimiento

Yo quisiera robarle
la sabiduría al talento
las lágrimas al tormento
la fecha a tu vencimiento
años y envejecimiento

Yo quisiera robarle,
el sabor al alimento,
la voz a tu llamamiento
la verdad al presentimiento
y el dolor al nacimiento





Autor: Juan Antonio valero


24 de septiembre de 2009

Poema de amor a una mujer


 




















Te pienso


Te pienso al subir altas montañas
cuando bajo a los fondos de los valles,
con la lluvia mojándome la cara
y no deseo, chiquilla, que se marche,
eres agua refrescante en el camino,
la que moja el interior de mis entrañas
entre acebo. castaño y verdes pinos,
tus besos de ternura me acompañan.

Te pienso porque te llevo conmigo
eres carga que alivia mi mochila,
sabes bien, mi amor, lo que te digo,
porque acaricias la orilla de mi alma,
cadencioso andar, latir del peregrino,
tu bien sabes que en mi pecho van cosidos
tu sonrisa y tu beso cristalino,
haces bello y hermoso mi camino.

Te pienso cuando miro al horizonte,
en el cielo escondida te imagino,
en una nube que se oculta tras un monte,
hasta en las huellas que piso te adivino,
en las conchas del camino leo tu nombre,
y mis pies andan después tras otros pasos,
que dejaron en silencio otros hombres,
durmiendo y descansando bajo el raso.

Te pienso por el día mientras me canso
por las noches cuando he cerrado mis ojos,
eres dulce en mis horas de remanso
y un aroma de las flores que recojo,
yo no creo lo que un día escribió Machado,
el camino no se hace cuando andas
lo dejaron otros hombres que han pasado
y crearon sin mirar tras sus espaldas.

Te pienso cuando avanzo en soledad,
al mirar entre los ojos de la gente,
deseando que te pueda yo encontrar
porque siento que tu alma está presente,
he sabido que has estado y siempre estás
en pasados, futuros y en presentes,
tus palabras me persigue por detrás
y las llevo, se oyen y se sienten.









Autor:Juan Antonio valero









Poemas cortos de amor para enamorar 

poemas 14 de febrero San valentín amor

ERIZASTE MI PIEL

Me entregaste todo anhelo,
y le doy gracias al cielo
por concederme tu amor.
Te cruzaste en mi camino
y marcaste mi destino
¡con tu don tan seductor!

Una tímida caricia,
de tus labios la delicia,
Continuar leyendo el poema...



















AMOR ENTRE DOS



Se cruzaron nuestras miradas y afloró el sentimiento. 
Casi sin decir palabras se detuvo el tiempo. 
Fue un instante mágico y casi eterno, 
donde el sentimiento habló 
y las manos recorrieron nuestros cuerpos. 
Se despertaron sensaciones, 
la piel se volvió terciopelo. 
Se develaron los misterios
y nos entregamos,....












Pinceladas de tu amor
dibujaron tus caricias
con matices y delicias
cual si fueras un pintor.
Un paisaje de color
pues tenerte es mi fortuna
Continuar leyendo el poema....



POEMAS DE AMOR Y VIDA 

Poemas de vida


En el juego de la vida
aposté siempre al amor,
siempre encontré la salida
y me vestí de valor.
Los dados fueron echados,
la baraja repartida,
Continuar leyendo el poema...




POEMAS DE AMOR- 

poemas San valentín




Quisiera siempre amarte,
hombre de acero y de fuego,
instructor de los amantes,
¡provocador de deseos!
Entregarme en cuerpo y alma
y sellarlo con un beso,
Continuar leyendo el poema... 




TIERNAS PALABRAS DE AMOR A UN HOMBRE 

POEMA PALABRAS DE AMOR A UN HOMBRE











Aún recuerdo ese viaje
sin mochila, ni equipaje,
nos entregamos al amor.
Era una noche de invierno,
juramos sería eterno
y brindamos con fervor.
Fue Mallorca fiel testigo
porque nos brindó el abrigo
Continuar leyendo el poema...



12 de marzo de 2009

Mujer lejana - José Ángel Buesa

Mujer Lejana

En ti recuerdo una mujer lejana,
lejana de mi amor y de mi vida.
A la vez diferente y parecida,
como el atardecer y la mañana.

En ti despierta esa mujer que duerme
con tantas semejanzas misteriosas,
que muchas veces te pregunto cosas,
que sólo ella podría responderme.

Y te digo que es bella, porque es bella,
pero no sé decir, cuando lo digo,
si pienso en ella porque estoy contigo,
o estoy contigo por pensar en ella.

Y sin embargo si el azar mañana
me enfrenta con ella de repente,
no seguiría a la mujer ausente
por retener a la mujer cercana.

Y sin amarte más, pero tampoco
sin separar tu mano de la mía,
al verla simplemente te diría:
"Esa mujer se te parece un poco"






Autor:José Ángel Buesa


26 de noviembre de 2008

Amor

Poema de Amor

Estoy entre tus brazos y un silencio en puntillas
se esconden tras la sombras que dan a la ventana,
un corazón que late y unos ojos que brillan
se entregan en el alba que arrastra la mañana.

Y tu pecho se enciende y un pequeño murmullo
se escapa de tus labios como una mariposa.
Y es el agua del río que nos trae el arrullo
de un amor que se aroma con jazmines y rosas.

Ven aquí, necesito que me des el lucero
y esa estrella que llega desde tiempos lejanos,
y el volar de las aves y el temblor de un te quiero,
que han quedado en tu sangre y dormido en mis manos.

Porque entiende que el trino de un pajaro en la rama
salpica de esperanza la soledad del nido
y te arrima los sueños del hombre que te ama
para borrar la ausencia del mundo del olvido.

¡Qué pequeño el lugar en que vivías!
Si hasta el jardín era una sola rosa.
El aire te acunaba, si dormías,
en las dos alas de una mariposa.

¡Qué cielo azul el que tenían tus ojos!
La quietud del verano se escuchaba.
Y en tus labios un beso, tibio y rojo,
lleno de amor y paz te despertaba.

Y aquel zorzal de trino rumoroso
con el silvido largo del encuentro
me dijo en su gorjeo melodioso:
¡es un silencio con un pueblo adentro!

Y tú desparramabas la hermosura
y el sol junto a tus manos sonreía.
Y era tu miel un salmo a la dulzura.
¡Qué pequeño el lugar en que vivías!






Autor: León Romero



27 de septiembre de 2008

Amor tardío

Poema De Amor

Tardíamente, en el jardín sombrío,
tardíamente entró una mariposa,
transfigurando en alba milagrosa
el deprimente anochecer de estío.

Y, sedienta de miel y de rocío,
tardíamente en el rosal se posa,
pues ya se deshojó la última rosa
con la primera ráfaga de frío.

Y yo, que voy andando hacia el poniente,
siento llegar maravillosamente,
como esa mariposa, una ilusión;

Pero en mi otoño de melancolía,
mariposa de amor, al fin del día,
qué tarde llegas a mi corazón...





José Angel Buesa
.

25 de septiembre de 2008

Poesía Pablo neruda




Puedo escribir los versos más tristes esta noche
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos."

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche esta estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque este sea el ultimo dolor que ella me causa,
y estos sean los ultimos versos que yo le escribo.






Pablo Neruda, poeta chileno (1904-1973)


25 de agosto de 2008

Caserón de amor




Las aguas del arroyo saltaban en las piedras
un caserón dormido doblaba su silueta
salpicando de tiempo, coronado de hiedra
deteniendo tormentas a pesar de sus gritas.

El revoque perdido por los vientos del oeste
mostraba la gastada quietud de sus ladrillos
y a un costado del mismo, con su figura agreste,
los aromos pintaban un cielo celeste.

Y tu y yo, como nadie descubriendo otro mundo
en nuestro amor prohibido en medio de las flores
bajo su techo oscuro, desgastado y profundo,
soñábamos la tarde de cuentos y de amores.

Y el caserón entonces, hermano y solitario,
como una antigua foto perdida en algún rollo,
nos saludaba en sombras, nos esperaba a diario
para contar historias al agua del arrollo.


Autor: León Romero

La cabaña





Cabaña en Monte Nono, traslasierras, Córdoba.


Entre plantas agrestes y pájaros del monte,
junto al pequeño lago que bordea la montaña,
allí, donde comienza la luz del horizonte,
con manos de esperanza, haremos la cabaña.

Y en el claro sendero que baja desde el valle
con los ojos abiertos, dibujando la huella
pondremos flores nuevas en diminutas calles,
con arados de lunas sembraremos estrellas.

Una canción al día será el sol del verano,
un postal de cielos, un silencio guardado,
un pastor y sus cabras desandando temprano
los caminos azules en los cerros pintados.

Enlazaremos juntos las nubes peregrinas,
Construiremos un puente junto a la enredadera,
inventaremos trenes cruzando las esquinas
y un solo calendario de amor y primavera.

Las tejas serán rojas, las paredes de nieve,
el hogar el refugio de dos enamorados,
un ventanal muy amplio para ver cuando llueve,
la ronda de las aves y el molino asustado.

Pondremos a un costado un cerco de jazmines
un mar de farolitos bajará desde el techo,
habrá una melodía de pianos y violines
y será de algodones la calidez del techo.

Un perfume de nardos llegará desde lejos,
el viento se hará sombra como si fuera un mago,
tus ojos en los míos se han de volver espejo,
en la tibia cabaña que haremos junto al lago.








Autor: León Romero

Entradas populares

È